Blog

La fórmula infalible para terminar lo que comienzas

Estos son de los temas que nadie nos enseña y todo mundo espera que sepas.

La realidad es que la motivación no es algo que se encuentra como si estuviéramos buscando a Wally en el cuadro de tu vida.

Insight #1: Si estás buscando motivación, es porque ya la perdiste. El sentimiento de la motivación puede ser fugaz y poco confiable. Es lo mismo cuando te preguntas “¿Cómo encuentro inspiración para empezar un nuevo negocio este año?” ¡Suena un poco ridículo! La realidad es que nos han adoctrinado para creer que la “motivación” es algo que cuando salimos a la calle, nos cae del cielo. Lo mismo aplica en temas de creatividad. No tengo tiempo en este artículo de contarte todo sobre el tema, pero es el mismo principio que aprenderás hoy.

Insight #2: Olvídate de la motivación. Mejor construye un sistema.

Te  garantizo que si tú le preguntas a alguien que anda buscando motivación: “Hey, dime si quieres lograr X, entonces, ¿cuál es tu siguiente paso?” no tendrán ni idea. Por lo general nadie sabe qué hacer, siempre que pregunto lo mismo todos ponen la misma cara de ¿what?

Las personas en lugar de hacer el trabajo duro de decidir (1) Qué es lo que quieren y (2) Lo que tomará conseguirlo, están siempre en una posición cómoda esperando un golpe de motivación. Confieso, que esto me enfurece un poco,  porque es lo que se nos ha enseñado y hemos creído —esperar por motivación te da la excusa perfecta para no hacer nada.

Una buena aproximación a esto sería que escribieras  las respuestas a las dos preguntas anteriores (1) Visión y (2) Plan — y aun cuando estuvieras equivocado— al hacerlo sistemáticamente encontrarías la forma y lo lograrías. Eso es más proactivo que esperar a que la inspiración te caiga del cielo.

MAL EJEMPLO: “Quiero bajar de peso.” Cuantos millones de seres humanos dicen eso cada año, o cada lunes. Después se auto-sabotean y no hacen nada.

No, no, no.

BUEN  EJEMPLO: Mis lectores lo hacen diferente: “Quiero perder 4 kilos por mes”. Mejor aún, se específico: “Quiero comer tres comidas saludables por semana e ir al gimnasio 2 veces a la semana por 15 minutos”

(Toma nota como me enfoco en el proceso primero, y comienzo siendo muy conservador. Cualquiera puede comer saludablemente 3 comidas de las 15 en una semana. Y cualquiera puede ir al gimnasio 15 minutos dos veces a la semana. Crea tu sistema para cumplir tus objetivos)

Ahora hazlo sistemáticamente: en tu calendario, agenda una hora los domingos para comprar las tres comidas, prepáralas y déjalas listas en tu refrigerador. No olvides agendas también las 2 veces que irás al gimnasio.

¡Boom!

De nada.

Cuando tu foto sea sexy por favor envíame una copia a mi mail personal: joe@joerivas.tv

Otra pregunta que recibí:

¿Cómo dejo de procrastinar?

Me siento muy identificado. Y no es que ya tengo todo resuelto en mi vida. Si en algo lucho es justamente en esto.  Es más, te confieso que yo me había propuesto para el 21 de diciembre haber terminado de escribir, corregir y probar esta serie de emails, la verdad  es que era el 24 por la noche y yo seguía escribiendo. Más adelante te cuento qué hice y cómo lo hice.

El problema de nuestra generación es la flojera, se inventó una palabra “fancy” para describirla porque ser llamado flojos no está nada cool. La palabra en cuestión es procrastinar. Es decir, postergar algo que tengo que hacer y no hacerlo.

Cuantas veces has dicho: “realmente quiero hacer eso, pero no sé, creo que solo soy un poco flojo.”

Muchas ideas, muchas opciones y no eliges hacer ni una sola.

Hay tres cosas que te quiero compartir que a mí me están ayudando,  al igual que tu hay cosas con las que batallo y que sigo aprendiendo.

  1. Cuida el lenguaje con el que te refieres a ti mismo.

Has escuchado cuando alguien llega tarde y se dice así mismo para excusarse “bueno así somos los latinos, que le vamos a hacer”.

Cuando oigo eso literal, quiero golpear a alguien.

“Solo soy gordo…”, “Yo no nací para eso…”, etc…

La manera como te refieres de ti mismo eventualmente se ha convertido en tu realidad. O mejor dicho, tu realidad es lo que con tus propias palabras has dicho de ti mismo, sean pronunciadas o mentales.

Tampoco se trata de mentirte, esa idea de mirarte en el espejo y repetirte en voz alta soy flaco, soy flaco, soy flaco sin hacer nada y cuando en realidad eres un gordo, tampoco funciona. Porque paradójicamente, aun cuando te ves en el espejo hace que cierres los ojos a la realidad y evitas ver donde estás hoy.

En su lugar di cosas como: “estoy aprendiendo a mejorar mi puntualidad”, “aun no me veo como quiero, pero estoy aprendiendo a comer mejor”, “no lo sé todo, y estoy aprendiendo este hábito”, “me cuesta trabajo leer, pero lo hago diario”.

¿Ves la diferencia?

  1. Se terriblemente honesto sobre tus prioridades.

La excusa mas usada en nuestra época es: ¡No tengo tiempo!

Cuando alguien te dice –“Hey, quieres ir a esta reunión.” En tu cabeza solo existen estos pensamientos: “habrá gente que no conozco, que nervios, no sé qué voy a decir, o estará X persona que no me gusta, además tengo mucho que hacer, etc…” pero tu boca dice: “Me encantaría ir pero no tengo tiempo

Imagina que alguien más te pregunta: “–sobre el negocio que hemos estado hablando, que te parece si comenzamos el mes que entra”.

En tu cabeza: “no estoy seguro, tengo miedo de invertir, no sé si tenga lo que se requiere, no confío completamente en ti, etc.”

En tu boca: “no sé, el mes que entra estaré ocupado, no tengo tiempo

Usamos el tiempo como excusa y es algo que en nuestra sociedad es políticamente correcto.

¡Solo nos hacemos trampa!

Una manera más honesta de hacerlo sería decir:

  • “Sabes qué, aprecio mucho tu invitación/oferta pero eso ahora no está en mis prioridades para este año.”

¿A quién admirarías más? A alguien que te dice “no tengo tiempo” o alguien que te dice “tengo prioridades”.

Creemos que “estar ocupado” y “no tener tiempo” es símbolo de alguien exitoso, y eso es falso, solo es símbolo de alguien que no sabe manejar su tiempo y su vida.

Ser honesto y aprender a decir que no a algunas cosas es muy importante para poder dejar de procrastinar… ¿por qué?

Porque si eres honesto, muchas de las cosas que postergas son porque, en primer lugar no debiste aceptarlas, hay algo dentro de ti que no quiere hacerlas. O tienes demasiadas cosas que hacer. Y este 2016 no puedes darte el lujo de perder tiempo y energía, tienes que enfocarte y para ello debes priorizar lo que harás, y eso lo haces siendo honesto.

Este año necesitas priorizar lo que está en tu visión. Dejar de dar excusas y comienza a actuar como un hombre maduro, elige bien tus prioridades. Los demás agradecerán tu honestidad, como tú agradecerás la honestidad de otros al poner como prioridad las cosas que tú les pides o esperas de ellos.

  1. Da pasos de bebé.

Sobre las cosas que tienes que hacer, establece pequeñas y diminutas metas, imposibles de no hacer.

Un ejemplo clásico: Terminar la tesis.

Sabes por qué no la terminas, porque te pones metas imposibles: “Voy a escribir un capitulo cada día, voy a escribirla toda para antes del 31 de diciembre, me encerraré un fin de semana y lo haré todo”.

Un paso de bebé, sería: “Voy a escribir media hoja cada tercer día” o si al menos lo hicieras “cada fin de semana”, creo que ya la habrías terminado en lugar de estar esperando tu “golpe de inspiración”.

Si quieres leer un libro, ponte la meta de “leer media hoja al día”, si quieres ponerte a dieta “dos días a la semana respetaré la dieta”.

Dar pasos de bebé trae más resultados a largo plazo, porque una vez que escribes media hoja a veces querrás terminar la hoja completa y si no lo haces, no te sentirás culpable porque tu meta solo era media hoja al día o a la semana.

Pequeños Triunfos

Este es el secreto para cumplir grandes metas:

Si tu meta es ejercitarte más, tienes que dividirlo en pequeños pasos, si tu meta es poner un negocio este 2016, ¿qué pequeños pasos puedes hacer día a día?  — es mejor empezar,  que estar soñando siempre sobre algún día empezar.

Cuando alguien quiere empezar a correr significa que es mejor correr 5 minutos diarios que planear correr 5 kms al día y nunca hacerlo. Cada 5 minutos en la caminadora representan “pequeños triunfos” para tu meta de hacerte el hábito de correr este año.

Y estos pequeños triunfos, traen consigo, motivación y un sentido de logro que te mantendrán en el rumbo adecuado.  Con cada pequeño logro estamos realmente haciendo lo que queremos hacer… no solo deseando, no solo esperando el momento adecuado, no solo perdiendo tiempo.

Ejemplos de cómo usar  “pequeños triunfos” para tu meta:

·       En lugar de planear hacer 100 lagartijas por día para tener mejor cuerpo, planea hacer 3 lagartijas por día para empezar.
·       En lugar de pensar en terminar todo el reporte en determinado día, enfócate en hacer una pequeña porción cada día.
·       En lugar de querer beber un galón de agua al día en lugar de soda, solo bebe un vaso de agua antes de ir a dormir.
·       En lugar de esperar a tener una idea millonaria y tener todo claro para comenzar un negocio, solo enfócate en buscar 1 solo cliente que pague por el servicio o producto de tu idea de negocio.

Y a partir de aquí podrás despegar.

Qué puedes hacer ahora.

Piensa ahora en tu visión para 2016.

¿Qué es lo que quieres lograr para el 31 de diciembre de 2016? ¿Cómo será tu vida en el 2017? (verte sexy en traje de baño, poder ver una película sin subtítulos en inglés, ser un freelancer exitoso, tener un negocio que genere X mil pesos al mes).  Y ahora traza una ruta de pequeños pasos, los más fáciles y sencillos de hacer. Algo que sea tan ridículamente simple que no puedas no hacerlos.  Eso es mucho mejor que intentar ir al gimnasio una semana y la siguiente dejar de ir.

Y te digo, que sean, seriamente sencillos. Comer una vez al día ensalada, sustituir la coca – cola con agua una vez al día, aprender una palabra de inglés al día, enfocarte a conseguir un cliente pagado por mes, etc. (Habrá un día en esta serie que dedicaremos a hablar de un plan específico para crear ingresos extras.)

Suena tan simple que muy poca gente lo hace. Muchas personas preferirán intentar hacer lo que han hecho por años y años y no consiguen que funcione, si no les ha funcionado, raramente les funcionará (ese es el camino seguro a la frustración).

Las grandes metas se cumples con pequeñísimos pasos.

Deja de culpar a la flojera

En los días que nos sentimos flojos, el mejor consejo que encontramos es “échale ganas, trabaja duro”.

El problema de “echarle ganas”. Es que es un consejo completamente erróneo. No es la flojera la que te detiene, sino algo más profundo. Esperar por sentirte animado o inspirado tampoco funciona. Todo mundo dice eso: “encuentra algo que te motive, que te apasione, échale ganas, tu puedes, eres el rey del universo”.

Recuerdas la fábula de “El traje Nuevo del Rey”, nadie se atrevía a decir que en realidad el rey estaba desnudo.  Así pasa en nuestros días, nadie se atreve a decir que eso no funciona; después de estudiar casos reales de éxito, en realidad nadie logra algo por estar motivado, nadie cambia por estar motivado,  de hecho, la motivación o “ganas”,  los estudios de cambio de comportamiento dicen que no tiene nada que ver.

Así que yo no te diré mentiras, no te voy a decir “esta es la fórmula que usarás cuando estés desmotivado y encontrar motivación.”

A todos nos pasa, tenemos de esos días donde nos despertamos y sabemos que tenemos que escribir una entrada de blog, o ir al gimnasio o hacer una llamada y simplemente estás en un “mood” que no coopera, solo quisieras tirarte en el sofá y vegetar indefinidamente. ¿Qué es lo que hacemos típicamente?  Comenzamos a decirnos a nosotros mismos: “Vamos, échale ganas; tu puedes; tenemos que lograr X”, y… No pasa nada. No pasa nada porque en realidad, eso no funciona.

Una tarde después de comer, yo tenía que hacer dos cosas, escribir un email para las empresas a las que le doy consultoría en modelos de negocios, algo así como una hoja y media, y corregir un documento de Word de 5 páginas. Me senté en mi sillón con mi computadora, y comencé a chequear Facebook, abrir otra ventana, leer que nueva noticia había y así paso el tiempo hasta que me di cuenta que ya eran las 7 pm. Ok, creo que mejor lo haré mañana cuando “este más inspirado-motivado”.

Tratar de hacer algo “echándole ganas” es un consejo erróneo que produce mayor pérdida de tiempo.

En su lugar,
1.     Respeta tus tiempos productivos.
Por ejemplo, yo soy de los que les agarra una zona de productividad después de las 10 pm. De repente en las noches puedo hacer lo que no hice en todo el día, es una forma en la que yo soy, a algunos les pasa lo mismo pero en las mañanas, a otros después de la comida. Procura hacer tus cosas o tareas en tu zona de productividad. ¡Es más inteligente respetar como eres!

2.     Aplica el hacer pequeños pasos.
Hay días que tengo que escribir algo y no puede esperar hasta mi hora productiva, lo que hago es ponerme micro-pasos, escribir dos líneas de ese email, y luego como premio veré 15 mins Facebook, luego escribiré otras dos líneas y veré 15 mins Twitter y así. Y sucede algo muy interesante, de repente cuando no sentías motivación o ganas, cuando comienzas a hacer las cosas en micro-pasos las ganas comienzan a emerger. Pruébalo. Hay días que debes ignorar cómo te sientes y comenzar a hacer lo que tienes que hacer.

3.     Analízate y sé brutalmente honesto.

Por ejemplo, el bajón después de la comida tiene una explicación científica, se debe a que has consumido demasiados azúcares y carbohidratos. Cuando tengo cosas que hacer por la tarde procuro comer comidas altas en proteínas y cero azúcares. Pero ese soy yo de complicado…

A veces,  a un nivel más profundo, tienes que detenerte a pensar ¿por qué no quiero escribir ese email? En el fondo quizás es miedo, “si escribo mal ese email y no funciona, me sentiré fracasado, me correrán, no cerraré la venta, etc.” Hay pensamientos y miedos debajo de esa “falta de motivación”.

Y cuando encuentro que tengo miedo o el sentimiento que sea, por escribir algo o cumplir algo, voy con alguien y lo platico “oye me da miedo escribir este correo de esta forma porque creo que el cliente se va a enojar, ¿qué piensas?”.

Hablar con alguien más te ayudará a clarificar las cosas y estarás listo para poder, como en mi ejemplo, escribir lo que has estado postergando.

Sí,  algunos días será salir a caminar y esperar tu zona de productividad, otros días tendrás que hacerlo en micro-pasos, otros días encontrarás que hay un sentimiento por debajo que necesitas hablar y que es la verdadera causa de no querer hacer algo y otros días será porque comiste mucho pan en la comida. ¡Nunca se trata de motivación, ganas o inspiración!

Toma acción hoy.

Ahora te pido que pienses un plan diario de acción.

Qué pequeños triunfos (pasos de bebé, micro-pasos) puedes comenzar a hacer HOY.
Te pido que los compartas conmigo, ¿qué micro-paso puedes hacer HOY? No hay que esperar al 1 de Enero, al lunes o tener una idea o motivación. Solo requieres un micro-paso HOY.

Aquí es donde se comienzan a separar a los ganadores de los que se pasan la vida viendo a otros lograr lo que ellos quisieran.

Comparte tu micro-paso con el hashtag #MiMejorAño16

Si hay algo en lo que te puedo ayudar, no dudes en escribirme a: joe@joerivas.tv




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Envíenme la información a mi email ahora